Muchas personas están hoy agobiadas de la “trabajadera” por las diferentes plataformas disponibles.” Quizás sea el nivel de concentración que estas exigen, o los otros distractores del hogar, otras pantallas, la familia, o tal vez se le sume a todo un estado emocional en pandemia en el que la susceptibilidad exalta las emociones y hace más difícil trabajar con otros.

Hay quienes en el mundo presencial antes de pandemia detestaban las reuniones en persona. Las calificaban de ser “una perdedera de tiempo”. Imaginen ahora cómo las deberán padecer…

No obstante, estamos convencidos de una de las grandes razones por las que se detestan las reuniones es el pobre manejo de las mismas. Por no cuidar el mejor ambiente para participar, por desconocer a veces el arte de hacer sentir bien a las personas en un grupo. Por falta de preparación, o por no lograr una conexión entre las personas y no conducir esa conversación de forma adecuada, se pierde tiempo y dinero, se generan reprocesos, y se afectan las relaciones. El desempeño no es el mejor.

Tengo una mala noticia que darles hoy. Las zoom y demás “parientes” llegaron para quedarse, no solo porque la pandemia durará otro tiempo sino porque las reuniones virtuales tendrán más valor y cabida en el futuro.

 ¿Qué pasa entonces con los temas que se conversaban en el pasillo, con el café? ¿En qué quedaron los grandes proyectos de transformación? ¿Ahora andan más lento? ¿Se necesitan repotenciar? ¿Es posible crear conexiones emocionales y engagement con un proyecto o con los demás por vía virtual? ¿Podremos resignificar nuestras reuniones?

Todas las preguntas anteriores encuentran respuesta en las habilidades de liderazgo y de conversación en tiempos remotos, en la capacidad de convocar y mantener conectadas a las personas con entusiasmo y creatividad. Hoy es necesario saber sumar más en equipo para contar con la sabiduría y participación de todos, poder disentir ante una cámara, expresar emociones, sentir confianza “entre caras y sus pantallas.”

Por eso, no hay que culpar a zoom ni a otras plataformas de nuestro estado Zoombi. Aprender a hacer reuniones efectivas es una de las formas más importantes de cuidar nuestra salud y estado emocional durante esta presente crisis. Pero ante todo, tiene sobre todo que ver con cuidar el bienestar de los Otros a quienes sometemos a estas reuniones.

 


Los invito este 25 de Agosta a la Charla Informativa sobre nuestro próximo Entrenamiento: Liderando desde su Pantalla basado en nuestro modelo Más Sabios Juntos®, dirigido a crear inteligencia colectiva y mutuo entendimiento. Inscríbase AQUÍ